Mensaje Semanal

yop-777x437

Mensaje dominical Arzobispo de Monterrey 20 de agosto del 2017

Durante esta semana, hemos sido nuevamente testigos del tremendo daño que ocasionan los malos sentimientos entre los seres humanos. Hemos elevado nuestras oraciones por los hermanos de Barcelona y Cambrils en España, así como las víctimas de los atentados en Turku, Finlandia. Pidiendo a Dios por la pronta recuperación de los lesionados y el eterno descanso de quienes han fallecido, así como por la rápida normalización de las actividades en estas ciudades.

Debemos empezar en nuestro hogar, con nuestra familia, educando a los hijos en el diálogo y el respeto a los semejantes. Ahora que la gran mayoría de los niños vuelven a la escuela, es necesario que realicemos en conjunto esta tarea.

Bendigo a todos los niños y niñas que inician un nuevo ciclo escolar, así como al personal docente y administrativo de todas las escuelas, pidiendo a Dios les llene de sabiduría para cumplir de la mejor manera la encomienda de educar a quienes son la esperanza para vivir en una sociedad más justa y fraterna.

Sobre el caso del Padre José Manuel de Piedras Negras. Les recuerdo a nuestra comunidad que esta arquidiócesis desde mi llegada ha implementado una serie de medidas para que esto nunca ocurra en nuestra diócesis, y si ocurriera aplicar perfectamente los protocolos que la ley civil y la ley eclesiástica nos obliga. Tenemos en nuestra arquidiócesis una comisión para la tutela del menor. Como ustedes saben cada obispo diócesano es el único responsable ante la ley civil y ante la Iglesia de responder por actos ilícitos por delitos que ocurrieran en su territorio diocesano. Los delitos del P. Meño ocurrieron allá en Piedras Negras.


Twitter

Instagram

botonBanner